lunes, 11 de abril de 2011

La campeona del frágil submundo - El Trofeo


Caminaba hacia el coche, estando en el pantano, cuando me llamaron la atención los montoncitos de tierra movida que abundaban entre los orificios del asfaltado. Acercándome a ellos, vi que la cosas andaba concurrida. Miles de hormigas, en una armonía perfecta y con un espíritu de trabajo en equipo excepcional, como el que ningún humano jamas vaya a poseer, trataban de ornamentar sus galerías. Sus casas. Portaban sus trofeos en un delicado submundo. En un equilibrio perfecto. 




Publicar un comentario